Al Pueblo le duele…

Aunque tratan de esconder sus manos, el pueblo sintió de ellas una bofetada en el alma.

No fue necesario ver sus bolsillos, tan sólo leer los periódicos, que los dejaron sin parpadear.

Era una traición más, de aquellas que ya vivió tiempo atrás y que todos le habían prometido no volverle a fallar.

Al pueblo le duele, claro que le duele. Una vez más tuvo que soportar el amanecer con el ruido noticioso, alertando que se habían robado su dignidad, su esperanza y su bondad.

Al pueblo le duele, claro que le duele. Porque le cuesta despertar y recostarse cansado del largo trajinar, mientras observa cómo en un camino más corto otros se llevaron sus sueños al lodazal.

Al pueblo le duele, claro que le duele, y su paciencia se desploma ante los susurros de un nuevo padrastro terrenal, que asegura ser distinto y ofrece ser el adalid de la justicia y la verdad.

Wilson Andino V.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s